La historia de Stamford Bridge

La historia del estadio

Stamford Bridge es uno de los estadios de fútbol más antiguos de toda Inglaterra y es la casa del Chelsea FC desde nuestra fundación en 1905.

Abrió sus puertas el 28 de abril de 1877 a cualquier deporte que lo necesitara. Por aquel entonces, el atletismo era la prioridad. Durante los primeros 27 años fue utilizado casi exclusivamente para la tradición popular victoriana de hacer reuniones entre los atletas, organizadas por el London Athletic Club.

Pero en 1904 cambiaron los dueños del terreno y la historia de Stamford Bridge cambió para siempre. Henry Ausgustus Mears y su hermano, J.T. Mears, tenían el deseo de albergar el deporte del cual se habían enamorado y que estaba creciendo abruptamente por todo Londres: el fútbol. Para eso, además de hacerse con las tierras, adquirieron un terreno adicional que solía ser un mercado.

El nuevo estadio fue diseñado por el famoso arquitecto y especialista Archibald Leicht. El escocés le dio su toque a la tribuna principal, la East Stand de 120 yardas y en la que entran 5.000 espectadores: un techo a dos aguas que era el factor distintivo de Stamford Bridge por aquel entonces.

Las otras tres tribunas, que fueron terminadas con escombros que sobraron de las construcciones de la línea Piccadilly del metro de Londres, completaban el estadio de manera circular.

Se esperaba que Stamford Bridge tuviera una capacidad para 100.000 personas -el segundo más grande del país después del de Crystal Palace en el sur de la capital.

Aunque en un principio el Fulham fue invitado a hacer de local en el estadio, ellos rechazaron la propuesta dándole lugar a la fundación de un nuevo club de fútbol: así nació el Chelsea Football Club en 1905. Stamford Bridge sería su casa a partir de la siguiente temporada que comenzaría
apenas unos meses más tarde.

Rápidamente fue un éxito: los fanáticos se extendieron hasta 60.000 personas en el primer año, se consiguió el ascenso a la Football League Division One después de dos temporadas y el estadio fue sede de tres finales de FA Cup entre 1920 y 1922 inclusive.