Análisis

El análisis: los Blues no pudieron superar la disciplinada presión de Brighton

Analizamos de cerca las estadísticas claves del empate de anoche que ayudan a explicar por qué los Blues no alcanzaron la máxima velocidad contra Brighton...

 

En los últimos partidos, Chelsea ha hecho un trabajo exitoso a nivel defensivo, pero anoche, en el Bridge, Brighton hizo exactamente eso con nosotros al exprimir el juego y limitar nuestro tiempo de posesión en ataque.

Entonces, aunque dominamos la posesión con un 64,4 por ciento, la mitad de la posesión fue con uno de nuestros tres centrales o Kepa.

No pudimos involucrar a nuestros tres delanteros en el último tercio de campo con frecuencia (77 pases completados entre ellos). Esta fue la consecuencia de la presión de Brighton, pero también, como señaló Thomas Tuchel, una falta de precisión en los pases rápidos de un toque. La visita realizó 25 entradas exitosas.

Los esfuerzos de Pulisic

Cuando atacamos, el 44 por ciento de las veces fue por nuestro lado izquierdo, con Christian Pulisic muy involucrado en tratar de impulsarnos hacia adelante. Sus cinco enfrentamientos exitosos fueron una cifra alta en el juego, y sus tres tiros intentados fueron la mayor cantidad de cualquier jugador de los Blues.

En total, tuvimos siete tiros, de los cuales cuatro fueron a puerta. Después de un comienzo brillante, tuvimos un solo disparo entre el minuto 22 y el 84, y fue bloqueado. Brighton tuvo 10 intentos en el mismo período de tiempo.

Ninguno de los equipos creó una oportunidad a partir de un contraataque. De los 11 remates de la visita, seis fueron de media distancia. Sus dos mejores oportunidades llegaron cuando forzaron errores en campo de Chelsea, algo que Tuchel reconoció al término del partido.

Desde que ascendió en 2017, Brighton ha empatado más partidos de la Premier League 0-0 que cualquier otro equipo, por lo que el resultado no fue una sorpresa para ellos.

Kepa lleva cinco porterías a cero seguidas cuando estuvo en cancha.

De nuestros 740 pases totales (330 más de los que hizo Brighton), el 21 por ciento se jugó en el tercio de ataque del campo y el 55 por ciento fue hacia adelante. Nuestra tasa de efectividad fue del 88 por ciento.

Los Blues no ganaban un córner por primera vez en un partido de liga en Stamford Bridge desde noviembre de 2009, en un partido contra el Manchester United. Irónicamente, ganamos ese juego con un gol de cabeza de John Terry, tras un tiro libre de Frank Lampard.

La última vez que no tuvimos un córner en liga fue en Anfield, la temporada pasada.

MÁS DEL CHELSEA